Juego de Tronos, el placer de disfrutar como antes de una serie.

Con la llegada de la esperada última temporada de Juego de Tronos, he experimentado una sensación que había perdido por culpa del consumo voraz de contenido. Ver con pausa y reflexión cada uno de los capítulos de la serie, me están haciendo replantearme si la forma de ver las series actualmente son las que se acabarán quedando en unos años o cambiarán. Se me ocurren opciones híbridas, que pueden ser una alternativa a los extremos. Os la cuento tras el salto.

La «Netflixicación» del mundo ha cambiado las reglas del consumo audiovisual, ver una serie o película por la televisión tradicional con numerosos cortes es algo que parece impensable hoy en día. El consumo de video bajo demanda nos permite a los espectadores poder ver cuándo queramos los contenidos, al igual, que elegir el número de capítulos que queremos ver de una serie, de la que disponemos de todos los episodios desde el primer día. Esto en un primer momento para los amantes de las series, suena increíble, ya que podemos saber la resolución de la temporada en un atracón. El binge watching se ha extendido entre plataformas y ahora Movistar, por ejemplo, también pone a disposición de sus abonados todos los capítulos de sus series desde el día del lanzamiento del primer capítulo.

He utilizado la palabra atracón, porque es lo que verdaderamente ocurre y aquí entra mi primera puntualización. Son meses, incluso años, los que se tardan en realizar una temporada completa de una serie. Consumir vorazmente todos los episodios de una temporada hace que no digiramos bien todo lo que ocurre en sus tramas y que sea puesta en la carpeta de «serie completada» dentro de nuestra cabeza lo antes posible nos está privando de vivir una experiencia mucho más redonda.

Antes las series, eran eso, una historia seriada, que se emitían una vez a la semana y que congregaba a toda la familia (o parte de ella) a cierta hora de un día concreto de la semana. Los trending topics estaban en tu salón en boca de tu hermano o padre y estabas deseando que fuera el día siguiente para comentarlo con tus amigos en clase y tus padres con sus compañeros de trabajo. Las series eran una conversación recurrente en las pausas del café. En esas conversaciones no existían spoilers, solo teorías imaginadas, que en muchos casos estabas deseando escuchar, porque de esta forma podías enriquecer el capítulo y así tener muchas más ganas de querer ver el siguiente, aunque tuvieras que esperar unos días.

Ahora, las series se han transformado en muchos casos en películas de 7 horas, donde quieres verlo todo de golpe para evitar spoilers. Y una vez finalizada es cuando acudes a las redes o a escribir a un amigo que la ha visto antes que tú y que te dice que ya no se acuerda porque hace dos semanas que la ha visto.

Con la llegada de la última temporada de Juego de tronos, HBO (suele hacerlo con muchas de sus series insignia) programa un capítulo por semana. Al principio con el ritmo implantado de consumo esto para muchos era un handicap tremendo. Verlo de esta manera está despertando en mí las sensaciones que había perdido sobre una serie. Me he reunido con amigos y familiares para ver un capítulo y luego divagar sobre los que vendrán, he podido ver, profundizar y enriquecer mucho más todo el universo que envuelve a la serie.

Esta forma de plantear el contenido de HBO a diferencia de Netflix por ejemplo, hace que los espectadores vuelvan a la plataforma cada semana para ver un contenido en concreto (como antes nos poníamos a una hora determinada de un día de la semana) añaden más contenido adicional, que mejora la experiencia y aumenta las ganas de los seguidores por el siguiente capítulo. Y ponen contenido satélite de una temática parecida, que puede interesarte y así generar un nuevo fan de otras de sus series.

Creo que lo mejor sería hibridar los sistemas. Hacer como antes, pero acortando los tiempos y con la libertad de consumir un contenido bajo demanda sin publicidad pero por suscripción. Por ejemplo, con la llegada de la tercera temporada de Strangers Things, que Netflix emitiera un capítulo cada 3 días y mientras tanto enriqueciera el capítulo con contenido adicional.

Consumir ferozmente y pasar tiempo en una plataforma en concreto les interesa mucho a ellos. Creo que a nosotros los espectadores nos interesaría tener tiempo entre capítulos para reflexionar y compartir lo visto al mundo exterior.

Con esta experiencia de Juego de Tronos creo firmemente que las series que creen tantísimos adeptos tomarán la fórmula de la serie de HBO, su marca saldrá mucho más reforzada y los usuarios tendremos memoria sobre sus capítulos más allá de un fin de semana.

4 respuesta a “Juego de Tronos, el placer de disfrutar como antes de una serie.”

  1. No puedo estar más de acuerdo con este artículo!! Me gustaría saber cuántas series de las que estamos consumiendo actualmente en modo atracón y que nos han gustado mucho, recordaremos dentro de 20 años, cómo recordamos series que vimos 10-20 años atrás a 1 capítulo por semana

  2. A veces está bien darle al pause del tiempo para poder saborear momentos de enriquecimiento audiovisual. ¿Mejor aún? Poder compartirlo con los tuyos alrededor de una mesa.
    Sigue así y no pares de crear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *