Ha nacido una estrella, para el cine

Lady Gaga y Bradley Cooper en un fotograma de Ha nacido una estrella

Cuatro son los remakes que se han hecho sobre esta historia. Esta vez 42 años después de que Barbra Streisand y Kris Kristofferson dieran vida a los personajes, que en esta ocasión encarnan Bradley Cooper y Lady Gaga. La industria se encuentra en claro estancamiento creativo y aquí tenemos una  muestra más.  Con esta premisa me gustaría hablaros sobre Ha nacido una estrella.

Ha nacido una estrella es la primera película para Bradley Cooper en tareas de dirección. Papel que ejecuta con solvencia tomando decisiones más que acertadas, como mostrar movimiento en los planos, que cuentan la historia del agitado Jack, (interpretado por él mismo) y el estatismo en la historia inicial para contar la vida de Ally (Lady Gaga), una vida sumida en la quietud del dejarse llevar por no encontrar su oportunidad.

Por otro lado, Cooper no ha arriesgado demasiado en la historia que quería contar. Una historia que ha tenido en dos de sus tres ocasiones anteriores el beneplácito de la crítica y público.

Todas las versiones (1937,1954,1976,2018) de Ha nacido una estrella.

Eric Roth conocido guionista por trabajos como: El dilema, Forrest Gump, El curioso caso de Benjamin Button, Ali o El Hombre que susurraba a los caballos entre otras. Ha sido el encargado de dar forma al guión de esta historia con elementos actuales. La transición entre actos es excesivamente sutil, todo se arregla con el clímax, pero quizá, a la película le sobren 20 minutos de metraje. La duración está en 2 horas y 16 minutos.

Hay que hacer mención especial a su compañera de reparto, la todopoderosa Lady Gaga, artista mundial que cuenta con un ejército de fans, que no van a perderse su primera película. Stefani Joanne Angelina Germanotta (Lady Gaga) actúa con sobriedad, siendo sin dudas el mejor de los puntos a destacar de esta película.  Su interpretación, alejada de lo que conocemos de su personaje mediático, la hacen clara favorita para estar, al menos nominada, en los grandes premios de la industria.

La dirección de fotografía corre a cargo de  Matthew Libatique, gran elección, ya que prácticamente en la totalidad de planos, dota a la historia del elemento poético que necesita. A destacar los planos de los conciertos y planos de reflejos. A olvidar, los planos de la casa de campo de Jack (dignos de película de sobremesa) y algún que otro movimiento “camareante”. Libatique es el director de fotografía de cabecera de Darren Aronofsky, ha hecho todas sus películas exceptuando El luchador. Dato curioso para él, es que dos de las películas estrenadas el mismo día,  esta de la que os hablo y Venom, llevan su sello.

Las tramas secundarias, casi inexistentes quedan en eso, complementos a la principal sin llegar a interesar demasiado. Este punto es uno de los más flojos de la película. La relación de Jack con su hermano Bobby (Sam Elliot) quizá sea la más interesante, pero nada reseñable a excepción de su actuación. 

¿Pero de qué va la película?

Para haceros una sinopsis os pongo mejor el trailer, aunque si no sois de trailers (porque destripan la mayoría de las veces toda la película) Os cuento su tema central: el amorAmor a una profesión, amor propio, amar sin medidas. Un amor romántico, que no empalaga, porque con alcohol todo se suaviza, hasta la realidad.

Estamos ante una película interesante desde todos los puntos destacados anteriormente. Merece la pena por la actuación de Lady Gaga, por un Bradley Cooper que aprendió de  Clint Eastwood en El Francotirador, porque nos hace reflexionar sobre hasta dónde estamos dispuestos a llegar y porque estamos ante una película que dará que hablar en los próximos Oscar.

Preguntas que te generan la película tras haberla visto:

  • ¿Qué precio estarías dispuesto a pagar por cumplir tus sueños?
  • ¿Dejarías atrás tu esencia para llegar a la cima?
  • ¿Nos identificamos con la imagen que proyectamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *